El lenguaje de las flores. Y de la tierra que las acoge y el agua que las riega

Acabábamos una entrada anterior (“El agua en Arabia, una historia leve“) señalando cómo  estamos asistiendo, en pleno siglo XXI, a una nueva forma de colonización, en la que países que regularmente sufren hambrunas se ven expoliados de lo más básico, de la tierra y del agua. Veíamos el caso de Arabia Saudita y cómo compraba buenas tierras regables en Etiopía para garantizarse su propia alimentación, para compensar su déficit hídrico. Pues bien, en esta vamos a añadir una pincelada más al tema, hablando de un mercado tan  gentil como puede ser el de las rosas cortadas y de su máximo exponente, la empresa india Karuturi Global. Es la instructiva historia de un emprendedor (de sus 9 directores, 3 comparten el apellido Karuturi).

Antananarivo Mercado flores

Mercado de flores de Antananarivo, capital de Madagascar, todavía abastecido por productores locales.

Su amable historia se puede caracterizar (información de la propia compañía [1]) por los siguientes hitos:

  • 1994. Creación de Karutari Floritech, con la adquisición de 10 hectáreas (en cada ha caben dos campos de fútbol) en Bangalore (India), que nunca serán ampliadas.
  • 2004. Inicio de la “aventura africana”, adquiriendo 10 ha en Etiopía, que crecerán más adelante hasta las 100.
  • 2007. Expansión a Kenia con la compra de 154 ha a orillas del lago Naivasha. Se convierte en el mayor productor mundial de rosas cortadas.
  • 2008. Introducción en el mercado alimentario y cambio de escala mediante la obtención de 11.700 ha en Bako (Etiopía), a orillas del río Gibe.
  • 2009/2010. Crecimiento desorbitado. Obtención de 3 millones de ha de tierra virgen en Gambella (Etiopía) a orillas del río Baro. La revista Forbes considera que se trata de un ejemplo de emprendedor de éxito [2].
  • 2011. Primera siembra “alimentaria” en 90.000 ha de las obtenidass el año anterior en Gambella. Alcanza el 9% del mercado europeo de rosas cortadas. “Nuestros ingresos: 115 millones de US$. Esperamos alcanzar los mil millones en 5/7 años”.
  • 2012. Beneficios máximos. ¡Un 35% antes de impuestos!

Hasta aquí, lo que se ve en las publicaciones económicas, pero, si miramos un poco más allá, podemos atisbar los motivos que han inspirado el proceso, también desde fuentes de la propia compañía (los emprendedores de éxito son así, se enorgullecen de sus pensamientos y acciones y los publican [3]). La compañía explica, sin pudor, las razones reales que, bajo el precioso eslogan, que podría suscribir cualquier iniciativa de cooperación al desarrollo, “Cultivando sueños – abordando la seguridad alimentaria en África”, le llevaron a África. Fuera de la publicidad, las razones crudas desnudan esta y muchas otras operaciones que se esconden detrás de supuestas ayudas y que resultan ser auténticos expolios. En el fondo, la razón es la de siempre, la gran ventaja competitiva que representa, para la compañía, el trabajar en África en el campo agrícola. Karuturi lo expresa así [4]:

  • Gran parte de la tierra cultivable no está en producción (hay “oferta” de tierra)
  • Existencia de zonas con acceso directo al agua (nada se dice de pagar algo por ella)
  • En muchos países, hay incentivos a la inversión
  • Bajo coste de la mano de obra (y de otros factores)
  • Dinámica oferta/demanda favorable (exceso de oferta en el mercado de la tierra)

Y para Etiopía concreta más:

  • Abundancia de tierra y agua en un clima ideal
  • Mano de obra barata y disponibilidad fácil de tierra con bajo coste de arrendamiento
  • Competitividad de los transportes por carretera (África) y aéreo (Europa)
  • Importaciones libres de impuestos para el material y los equipos
  • Laxitud en las regulaciones sobre la inversión
  • Ausencia de aranceles para los productos etíopes en algunos países importadores
  • Competitividad respecto a otros países africanos,  por la actitud positiva del gobierno
  • Exención de impuesto sobre la renta durante cinco años

Como se ve, todo coherente con el eslogan “Cultivando sueños – abordando la seguridad alimentaria en África” del que antes hablábamos. Pero hay más, mucho más. El 15 de febrero pasado, GRAIN (una grandísima pequeña ONG especializada, cuya página es de gran interés) daba la alarma y recopilaba los “incidentes” recientes. Todo el emporio se desmorona y deja al descubierto, no solo las desvergüenzas, sino también las miserias, que se extienden a todos los ámbitos.

El ámbito local. Según HRW [5] el arriendo de la zona (completa, no sólo la parte de Karuturi) hizo que el gobierno etíope relocalizase por la fuerza a 70.000 personas, pertenecientes a comunidades locales Anuak y otras,  en asentamientos que carecen de tierra de cultivo, infraestructura educacional o de salud y estructuras alimentarias. Y no se queda aquí, que la previsión es llegar al millón y medio de personas desplazadas por la fuerza, con la gran facilidad que, para la ocupación de las tierras tradicionales, se deriva de la ausencia de títulos de propiedad escritos.

Las condiciones laborales. En Naivasha trabajan unas 5.000 personas, en  su mayoría mujeres, que perciben, por una jornada de hasta 18 horas diarias en temporada alta, un salario diario que es difícil de establecer con precisión pero que se puede situar en el entorno del umbral de la pobreza absoluta (1,5 US$/día) [6]. En las nuevas tierras etíopes la situación parece ser aún peor, con salarios por debajo del dólar por día. De hecho, y para situar una referencia, las previsiones son las de obtener, por hectárea de arroz, un beneficio anual de 500 €, partiendo de unos costes, que incluyen salarios, tierra y agua, de sólo 35 (una relación de ¡15!). Es lo que la jerga económica (y política) se clasificaría como “un producto con un (muy) elevado valor añadido”, concepto nefasto donde los haya y a erradicar, que lo que realmente mide es el nivel de especulación.

El cumplimiento de los compromisos. No es que los salarios sean bajos, es que además no se pagan. En octubre de 2013 [7], la Organización Central de Sindicatos de Kenia pidió a la Administración keniata el arresto y juicio de la administración de Karuturi, por retrasos superiores a los seis meses en el abono de los salarios a más de cuatro mil empleados de la planta de Naivasha, a lo que la compañía respondió, con cuajo, con una declaración pública en la que afirmaba que era el propio sindicato el que incitaba a los trabajadores a no cobrar sus salarios [8]. En diciembre se reproduce la denuncia, si bien el retraso ya alcanzaba al año completo.

En abril de 2013 la Hacienda keniata reclamó a Karuturi veinte millones de US$ en concepto de impuestos no abonados por prácticas maliciosas (manipulación torticera de los precios de venta entre filiales [9]), cubriendo por el momento sólo los ejercicios  2008 y 2009. En diciembre de 2013 se anunció un acuerdo entre las partes (negociado de forma completamente opaca) que rebajaba el monto a “sólo” 4 millones. La compañía lo interpreta como un éxito del que alardear [10].

En enero de 2014 se hizo público que la Agencia de Inversiones de Etiopía disponía de una lista con tres mil permisos de inversión concedidos a compañías etíopes y extranjeras (entre ellas se encuentra Karuturi) que no estaban cumpliendo los calendarios de inversión pactados, planteándose la posibilidad caducar las concesiones si no “proporcionan razones convincentes” [11].

Y no es una situación esporádica. Ya en 2011 hubo “tensiones” en la interpretación del arrendamiento. Karuturi, se vio incapaz de alcanzar el ritmo de puesta en explotación comprometido, por lo que intentó subarrendar parcelas a agricultores indios. Varios cientos de trabajadores indios llegaron a finales de año al aeropuerto de Addís Ababa como “operadores de maquinaria para Karuturi”. Lógicamente, el gobierno etíope les negó la entrada [12].

Recorrido de las rosas

El recorrido de las rosas. Un ejemplo de consumo de proximidad. Del productor al consumidor las rosas viajan en avión, que nos sobra energía. Esquema tomado de la documentación de Karuturi

Hasta aquí los datos y no nos corresponden a nosotros las conclusiones pero pensamos que, quizá, fuera bueno que, por San Valentín o por el más culto San Jordi, cuando regaléis una rosa a vuestro enamorado, echéis un pensamiento acerca de cómo quitarle las espinas. Si nosotros somos los consumidores finales, ¿cómo es que no hacemos valer nuestra fuerza colectiva para conseguir un mundo algo mejor y más justo, en el que no tenga cabida la codicia rentable? Hemos hablado de rosas, pero también, de alimentos, de agua, de energía, de lo básico, en suma.

NOTAS PERFECTAMENTE PRESCINDIBLES

[1] http://www.karuturi.com/

[2] http://www.forbes.com/global/2009/0427/018-business-karuturi-global-coming-up-roses.html

[3] No cabe duda de que se trata de un emprendedor, siempre y cuando se entienda por tal a aquel capaz de moverse por las tinieblas de las finanzas especulativas… En el sentido agrícola, la capacidad técnica es cuestionable. Como ilustración, según http://beforeitsnews.com/alternative/2014/05/acaparamiento-tierras-de-cultivo-a-nivel-global-quienes-son-2964380.html, es un hecho que la que debía ser la primera cosecha en Gambela fue destruida por las inundaciones, con unos daños estimados en  15 millones de US$ y necesitando otros tantos para actividades correctoras de errores previos en el sistema de riego.

[4] http://www.karuturi.com/pdf/karuturicorporatepresentation.pdf

[5] http://www.hrw.org/sites/default/files/reports/ethiopia0112webwcover_0.pdf

[6] Se han consultado, entre otras

[7] http://farmlandgrab.org/uploads/attachment/Karuturi-resume-20140214.pdf

[8] http://karuturi.com/images/pdf_new/Statement_From_%20Karuturi1.pdf

[9] El proceso es el siguiente: la empresa vende  las flores a un precio inferior al de mercado a su filial en Dubai, que las (re)vende, ya a precio de mercado. Así los beneficios de las flores cultivadas en Kenia pasan por Dubai, desde donde se pueden remitir donde se quiera. Dubai es un paraíso fiscal.

[10] http://karuturi.com/images/pdf_new/KENYAN_TAX_CLAIM.pdf

[11] http://www.grain.org/es/article/entries/4886-se-hunde-karuturi-iconico-acaparador-de-tierras

[12] http://beforeitsnews.com/alternative/2014/05/acaparamiento-tierras-de-cultivo-a-nivel-global-quienes-son-2964380.html)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acaparamiento de tierras, Agua y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.