Banco del Agua. También agua ¿o sólo Banco?

 

Agua y dinero mezclan mal. El agua, como fábrica de dinero, necesita, como materia prima, de dinero...

Agua y dinero mezclan mal. El agua, como fábrica de dinero, necesita, como materia prima, de dinero…

Ha habido elecciones y, como siempre, ha aparecido el agua, que no deja de ser una posible fuente de votos. Basta con recordar las declaraciones de Alberto Fabra en Valencia reclamando, nuevamente, el trasvase Ebro-Levante, en el marco de unas elecciones autonómicas [1]

En este marco general, ha sido toda una sorpresa la aparición de una propuesta nueva: la que ha incluido Podemos en su programa para Madrid de crear, alrededor del Canal De Isabel II (CYII), un Banco del Agua.

Esta entrada, ya fuera del guirigay electoral, pretende exponer algunas reflexiones acerca de las implicaciones de esta propuesta, en el bien entendido que se refieren exclusivamente al Banco del Agua, sin pretender abarcar no ya el programa en su conjunto, sino ni siquiera todo lo relativo al CYII, del mismo modo que no se analizan ni comparan otros programas.

  • La propuesta

Formalmente, el Banco del Agua aparece en la medida 164 del programa de Podemos para la Comunidad de Madrid, en la que se lee que “la Comunidad de Madrid, sus instituciones, y el tejido empresarial y social necesitan financiación. Para hacer frente a esa necesidad se abordará la creación de una entidad financiera, el Banco del Agua, cuyo capital será suscrito por el Canal de Isabel II. Esta propuesta tiene su referencia en la exitosa experiencia del Banco del Agua holandés (Nederlandse Waterschapsbank)”.

  • El contexto

 El Programa Marco (215 Medidas para un proyecto de país)  establece, como principio, que “el agua recuperará su carácter de servicio público y se garantizará su suministro a todos los hogares”. En este mismo sentido, el programa para la comunidad de Madrid  establece que “reduciremos a un precio simbólico la cuota fija, modificando los actuales bloques de consumo, de tal manera que el primer bloque vaya de 0 a 6 m3 cada dos meses, y que sea totalmente gratis. Así, los primeros 100 litros diarios por familia no tendrían coste alguno

  • Alguna concreción adicional [2]

En relación con el CYII, el programa plantea articular la gestión del agua urbana en cuatro ejes fundamentales: establecer, de alguna manera en el Estatuto y para el CYII, la condición de no privatizable; desandar el camino privatizador hasta ahora recorrido (en particular, desmontado de la Sociedad Anónima Canal Gestión); internalización, en el seno del CYII de todas las tareas que cumple, evitando externalidades y. finalmente, cumplimiento, por parte del CYII, de su función de gestionar adecuadamente el ciclo integral del agua urbana.

Al lado de estos ejes, e independientemente de ellos, introduce la propuesta nueva: hacer del CYII el elemento central del cambio hacia el nuevo modelo productivo, a través de la creación del Banco del Agua. Inconscientemente, la mente se nos va a que esto otorga un protagonismo nuevo al agua.

No obstante, el Banco del Agua, pese a su nombre, sería una nueva institución financiera, 100% pública y finalista: debería servir para financiar la innovación tecnológica y las nuevas formas de eficiencia en materia de energía, para llevar adelante la transición energética hacia el ahorro y las fuentes renovables y, esencialmente, para financiar la transformación del modelo productivo. Se le atribuye, como misión inicial, la financiación de un plan de rehabilitación destinada al ahorro energético, considerando que su simple existencia permitiría acceder a financiación europea en las líneas de I+D.

Su capital estaría suscrito por el CYII, proviniendo los fondos (a) de la recuperación de inversiones (o desinversiones) en actividades distintas de la principal de gestión del agua urbana en Madrid y de las realizadas en América Latina, (b) de una aportación directa de la Comunidad de Madrid y (c) de los beneficios futuros del CYII.

Respecto a estos últimos, considera que deberán ser menores que los actuales, por las necesidades de abordar inversiones en conservación y mantenimiento y de revertir el proceso de precarización de las condiciones laborales que se está produciendo, pero que seguirían existiendo.

  • Las dudas

De un modo muy esquemático, algunas cuestiones que deben ser tenidas en cuenta para entender qué este Banco del Agua son las siguientes:

  • Parece como si se mezclasen cuestiones muy distintas: la gestión del agua urbana por una parte y, por otra, la financiación del nuevo modelo productivo (o inicialmente, de forma más precisa, del nuevo modelo energético).
  • Pese al nombre de Banco del Agua, la mezcla es absolutamente asimétrica. La gestión del agua urbana sólo aporta, no recibe, lo que traslada el mensaje de que en este tema estamos sobrados. El banco se llama del agua porque es el que aporta los recursos.
  • La gestión del agua urbana aporta en forma de dinero y el agua no mezcla bien con los billetes. El agua es tratada como pura mercancía, valorable en dinero.
  • Respecto a la procedencia del capital del Banco del Agua, muchos no nos sentiríamos bien si las desinversiones en América Latina (en Haití, Colombia o Ecuador, por ejemplo) nos generasen plusvalías a nosotros.
  • También la recuperación de inversiones que no se correspondan con la actividad principal del CYII puede traducirse en una privatización de activos actualmente públicos. Piénsese, por ejemplo, en Hidráulica Santillana, SA, integrada en Canal Gestión y que explota las minicentrales hidroeléctricas asociadas a los embalses que gestiona el CYII (en 2012, la energía generada fue de algo más de 80 Gwh).
  • En relación con los beneficios futuros, dado que las tarifas se fijan por la Comunidad Autónoma de Madrid, los beneficios sólo pueden existir si los usuarios pagan por el agua más que lo que cuesta el servicio.
  • Ello quiere decir que serían realmente los usuarios los que aportarían el capital al Banco del Agua, a través del pago de una tarifa superior a la indispensable, lo que, además, tiene un difícil encaje con la progresividad, que sí permiten los impuestos.
  • Si estos beneficios futuros fueran necesarios para el Banco del Agua, estaríamos condenados a gestionar el agua urbana bajo el principio del ánimo de lucro. Ciertamente no es lo mismo que la finalidad del “lucro” sea una u otra, pero actualmente y mientras la gestión sea pública, los beneficios han revertido en nuestra administración. Otra cosa es a qué se han dedicado esos recursos.
  • La situación sería aún más grave si se respeta el criterio de reducir el coste de los primeros 100 litros diarios por vivienda a un valor simbólico. Esos 100 litros son  aproximadamente el consumo de una pareja en una vivienda en Madrid, por lo que entregar ese agua casi gratis puede representar renunciar a alrededor de la mitad de los ingresos actuales.

A la vista de lo expuesto, parece razonable pensar que, desde el punto de vista de la gestión del agua urbana, la creación del Banco del Agua, tal y como está prevista, alejaría esa gestión significativamente de los ideales (gestión democrática y participativa, basada en criterios de equidad social y con el máximo respeto a los derechos humanos). Parece que existe un notable grado de incompatibilidad entre los principios que defendemos para la gestión del agua urbana y la propuesta de creación de un Banco del Agua tal y como está planteada.

NOTAS PERFECTAMENTE PRESCINDIBLES

[1] La medida 564 de su programa establece que “Aprobaremos un Plan Hidrológico Nacional en el que el trasvase del Ebro pueda resolver el déficit hídrico estructural de la Comunitat Valenciana”, ignorando incluso que este tema no es competencia autonómica. En una entrevista justifica el trasvase en función de la solidadridad y de los excedentes de agua:“oiga si usted tiene una cuenca en la que echa agua al mar porque sobra, más allá de los caudales ecológicos, tendrá que ser solidario con aquello que se echa al mar”.

[2] Estas afirmaciones se desprenden de la consultas de distintas fuentes, siempre propias de Podemos, como son sus distintos manifiestos electorales y, esencialmente, de la presentación que tuvo lugar en el Circulo de Bellas Artes de Madrid el día 30 de abril de 2015 (se puede ver pinchando aquí , a partir del minuto 12:40)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agua y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.