Ay, pobre vieja Europa, que ni agua tienes para tus gentes

París. Fuente ornamental de la plaza del ayuntamiento.

París. Fuente ornamental de la Plaza del Ayuntamiento.

Aunque hace tiempo que la cuestión de la dependencia energética europea sea algo que ha perdido notoriedad en los medios, quizá porque la crisis lo ha relegado como noticia o por la bajada del precio del petróleo, todavía se mantiene en nuestro imaginario. Es algo que sabemos.

Pero lo que ya no es tan común es pensar que Europa sea “agua-dependiente”. Suena a fábula de ciencia ficción, sobre todo si se tiene en cuenta que no hablamos del futuro, ligado al calentamiento global, sino del más puro presente.

Y  la reserva mental que nos predispone contra la idea de la  dependencia hídrica nace, quizá, de la dificultad de imaginar cómo el agua que consumimos puede venir de otro sitio, cómo puede producirse una importación (significativa) de agua. El petróleo viene por tuberías, igual que el gas, pero el agua, ¿cómo viene? Si la consumimos será que la tenemos aquí…

Lo veíamos en un par de entradas anteriores (“Madrileño, ¿sabes que te “comes” casi 5.000 litros de agua al día?” y “No te hagas el inocente. El consumo global de agua depende de tu dieta“). El agua viene incorporada a los productos que importamos. Se trata de lo que se llama agua virtual. Supongamos un cereal de secano, trigo por ejemplo; en España, para conseguir un kilo de trigo, se emplean unos 1.400 litros de agua (valor lógicamente variable entre zonas; por ejemplo, 1.100 en Andalucía y 1.800 en Extremadura), casi todos ellos de lluvia (es, típicamente, secano) [1]. Este volumen de agua, que no va con el trigo pero que ha sido necesario para su producción, es lo que llamamos agua virtual, verde en este caso por proceder directamente la lluvia [2]. Lo mismo ocurre con la obtención de un producto de huerta como el tomate; en Murcia se emplean unos 60 litros de agua por cada kilo de tomates producidos, aunque en este caso la mitad del agua viene de riego, obtenida de ríos o acuíferos. Los 30 litros que vienen de lluvia directa serían el agua virtual verde mientras que los otros  30 litros de agua de regadío constituyen el agua virtual azul.

Todavía se habla de otra categoría de agua virtual, la gris, que intenta expresar el volumen de agua que se inutiliza por la contaminación causada por la actividad (o en la región) y se determina como el volumen de agua dulce que es necesaria para asimilar la carga de contaminantes que se vierten, llegando a estándares existentes de calidad ambiental del agua. En los casos del trigo y de los tomates que veíamos más arriba, esta agua virtual gris sería de unos 300 y 25 litros por kilo de producto.  No obstante su realidad, en lo que sigue prescindimos de su consideración [3].

Pues bien, si empezamos por lo más próximo, por España, podemos ver cómo [4], hablando por persona y día para movernos en magnitudes que todos controlamos, se usan, considerando sólo el agua verde y azul, para el conjunto de todas las actividades  que desarrollamos (realmente, el agua es muy mayoritariamente usada para la agricultura y la ganadería [5]) unos 4.900 litros por persona y día, de los que incorporamos a productos que exportamos unos 1.900 , que compensamos con la importación de otros 3.100, lo que conduce a que nuestro consumo interno sea de unos 6.100 litros por persona y día [6].

Los números anteriores ponen de manifiesto, por una parte, lo elevado de nuestro consumo, que supera con mucho lo que cualquiera de nosotros pudiera pensar a priori, como ya poníamos de manifiesto en una entrada anterior (Madrileño, ¿sabes que te “comes” casi 5.000 litros de agua al día?), pero, por otra, también habla de que tenemos un alto nivel de dependencia hídrica. El agua que consumimos es un 25% superior al agua interior que utilizamos (6.100 frente a 4.900).

Sí, quizá eso es algo que podríamos haber intuido. En España se producen regularmente peleas entre regiones por el agua que son hasta lógicas si consideramos que somos un país meridional, con precipitaciones muy irregulares y un sol que quema… En Europa eso no puede pasar.

Pero sí, en Europa eso pasa y en mayor medida.

Para el conjunto de los 27 (incluida España) que se integran en la Unión Europea (UE) los números son los siguientes (expresados también por persona y día): producción, 2.800 litros; importaciones, 3.200 litros; exportaciones; 1.800 litros y consumo total, 4.200 litros por persona y día. El europeo medio consume menos agua que el español medio (4.200 frente a 6.100) pero Europa depende en mayor medida del agua exterior que España: el agua que consume un europeo medio es un 50% más que el agua interior que utiliza (4.200 frente a 2.800).

Para situar lo anterior en contexto, presentamos dos gráficos que intentan expresar los volúmenes de agua virtual captados y consumidos en un mundo organizado por zonas [7]. En el primero de ellos se refleja, para las distintas zonas,  la captación de agua virtual (siempre hablando de las aguas verde y azul) y el balance neto de importaciones menos exportaciones, que sumado a la captación da lugar a la demanda. Se pone de relieve cómo la demanda media de agua (recordemos que la mayor parte corresponde a la dieta alimentaria) presenta una apreciable uniformidad, si bien con importantes salvedades al alza y a la baja; La UE se sitúa en la zona media. Esa misma estructura se repite en el patrón de la captación, siendo el único cambio significativo que ahora la UE se sitúa en la zona baja.

Import-export agua virtual Gr1 v1

Gráfico 1. Volumen anual de agua captada y consumida por persona para distintos países y zonas y en relación con sus poblaciones. Elaboración propia a partir de datos de Mekonnen, M.M. and Hoekstra, A.Y. (2011) “National water footprint accounts: The green, blue and grey water footprint of production and consumption

Lo anterior se ve ampliado en el segundo gráfico, en el que se refleja la relación entre lo consumido y lo captado en cada una de las zonas. Se aprecia muy claramente cómo todas las zonas se mueven en un entorno centrado alrededor del 100%, estando sistemáticamente; en el entorno entre el 90 y el 110% (lo que querría decir que en ellas se adecúa el consumo a la producción o a la inversa) con una excepción mediana en los países en desarrollo (esto es, descontados los países de altos ingresos de la zona) del norte de África y Oriente Medio, probablemente motivada por las condiciones climáticas y por incluir países con fuentes de gas y petróleo como Argelia, Irá, e Irak y la muy llamativa excepción europea, que se sale absolutamente de norma.

Import-export agua virtual Gr2 v1

Gráfico 2.Relación entre el agua consumida y el agua producida en distintos países y zonas, en relación con sus poblaciones. Elaboración de los datos reflejados en el Gráfico 1

Europa, vieja Europa, ¿puedes imaginar lo que ocurriría si el calentamiento global y el crecimiento demográfico hicieran más relativamente escasa el agua, si los países de los que tú obtienes tus alimentos decidiesen no ponerlos en el mercado y no exportarlos o, en una escala menor, si tuviesen la ocurrencia de poner un precio al agua de lluvia que cae sobre su territorio? No tienes nada propio, ni energía ni agua [8], y has llegado a ser, quizá, el mejor ejemplo de sociedad que sigue empeñada en perpetuar un esquema basado en el crecimiento, en seguir poniendo el crecimiento en el centro de tu forma de vida, cuando ya tú has llegado a tu límite y te mantienes malamente en pie sólo por las importaciones baratas de productos básicos.

Por no tener, quizá no tengas ni tierra [9], pero eso tal vez lo abordemos en otra entrada.

Europa, ¿no te parece que ya ha llegado el momento de cambiar de paradigma? ¿No te parece que el crecimiento es una vía directa a la inmolación? Atrévete y, aunque sea sólo por egoísmo,  cambia radicalmente de modelo, que después ya será tarde.

¡Y no te atrevas a utilizar tu escasez de agua como excusa para negar la entrada a emigrantes y refugiados! En el fondo, no hacen más que seguir el rastro que deja el agua que tú utilizas. Lo canta León Gieco: “Si me pedís que vuelva otra vez donde nací / yo pido que tu empresa se vaya de mi país / Y así será de igual a igual / Y así será de igual a igual[10]

NOTAS PERFECTAMENTE PRESCINDIBLES

[1] Se obtienen unos 2.700 kg/ha en trigo y unos 27.000 kg/ha en tomates

[2] Mekonnen, M.M. and Hoekstra, A.Y. (2010) The green, blue and grey water footprint of crops and derived crop products,  Value of Water Research Report Series No. 47, UNESCO-IHE, Delft, the Netherlands. http://www.waterfootprint.org/Reports/Report47-WaterFootprintCrops-Vol2.pdf

[3] En la entrada no consideramos el agua gris, no porque carezca de interés, sino por ser su definición más cuestionada y necesitar del establecimiento de los estándares de calidad, lo que hace que los valores utilizables sean menos robustos. Esta no consideración no altera las conclusiones que se presentan.

[4] Mekonnen, M.M. and Hoekstra, A.Y. (2011) National water footprint accounts: The green, blue and grey water footprint of production and consumption.  Value of Water Research Report Series No. 50, UNESCO-IHE, Delft, the Netherlands. http://www.waterfootprint.org/Reports/Report50-NationalWaterFootprints-Vol1.pdf

[5] Casi todos los flujos de agua corresponden a productos agrícolas y ganaderos, hasta el punto que, a nivel mundial, los productos industriales apenas aportan un 5% del total y la demanda doméstica  otro 4%, de acuerdo con la misma referencia anterior

[6] Todos los datos que siguen corresponden a la década 1996-2005, último para el que están publicados (en 2011). Es necesario que cubran un periodo amplio para paliar la variabilidad climática natural y las fluctuaciones, ya más artificiales, de los flujos de alimentos.

[7] La clasificación que se ha utilizados es la que mantiene el Banco Mundial  (http://data.worldbank.org/country) consultada en diciembre de 2015, en la que se han individualizado, además de USA, a los agrupados bajo el término de BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudaáfrica) como países emergentes

[8] Es evidente que en Europa (y en cualquier región del mundo) cae más precipitación que la que se capta para su uso, pero es preciso considerar que el agua que no se capta es la que permite el mantenimiento de las zonas arboladas o el que los ríos fluyan. Si se captase un 50% más del agua que se capta ahora, indudablemente Europa tendría una apariencia bien distinta y, probablemente, de imposible habitabilidad.

[9] Como pincelada baste señalar que la densidad de población en la Unión Europea más que duplica la media mundial (120 frente a 56 habitantes por km2) y se aleja mucho más del resto de países ricos (la densidad de estos es de 25 habitantes por km2)

[10] Corresponde a la canción “De igual a igual”(la puedes escuchar aquí https://www.youtube.com/watch?v=5itoNKr4ZbM), que, completa, dice:  ”Soy bolita en Italia, / soy colombo en Nueva York, / soy sudaca por España / y paragua de Asunción. / Español en Argentina, / alemán en Salvador, / un francés se fue pa’ Chile, / japonés en Ecuador. / El mundo está amueblado / con maderas del Brasil /y hay grandes agujeros / en la selva misionera. / Europa no recuerda / de los barcos que mandó / Gente herida por la guerra / esta tierra la salvó. / Si me pedís que vuelva otra vez donde nací / yo pido que tu empresa se vaya de mi país / Y así será de igual a igual / Y así será de igual a igual. / Tico, nica, el boricua, /arjo, mejo, el panameño / hacen cola en la Embajada / para conseguir un sueño. / En tanto el gran ladrón, / lleno de antecedentes, / si lo para Inmigración / pide por el presidente.  / Si me pedís que vuelva otra vez donde nací / yo pido que tu empresa se vaya de mi país / Y así será de igual a igual / Y así será de igual a igual. / Los llamados ilegales / que no tienen documentos / son desesperanzados / sin trabajo y sin aliento. / Ilegales son los que / dejaron ir a Pinochet / Inglaterra se jactaba / de su honor y de su ley. / Si me pedís que vuelva otra vez donde nací / yo pido que tu empresa se vaya de mi país / Y así será de igual a igual / Y así será de igual a igual ”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agua, Desigualdad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ay, pobre vieja Europa, que ni agua tienes para tus gentes

  1. Antonio c Colino dijo:

    Gracias por este trabajo y por los anteriores.

    Me gusta

  2. Juan Carlos dijo:

    Buen trabajo Mariano.Entiendo que no es fácil manejar esas cifras y que son fiables las fuentes.
    La verdad si recogiéramos el coste rea de producción de agua y la volatilidad presente y veremos futura de la energía no sabemos dónde nos llevan. Quizás una razón para ser más solidario entre ciudadanos domésticos y menos posesivos por el agua que nos pasa al lado.
    El agua ,la comida , la energía “take them for granted” in Europe…..

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.