Algunas gotas de agua. (II) El protocolo de la comida en el Sahel

Hace ya 30 años, en el Sahel, alguien contaba cómo el rito de la comida entre determinados nómadas era un tanto peculiar. En primer lugar el alimento se ofrece al anciano (ojo, también aquí, masculino), luego a los niños y a los adultos hombres para acabar con las mujeres.

Desde la tienda de un nómada

Como no puede ser de otra manera y al igual que hace con el paisaje, el agua modela las formas de vida, sobre todo allá donde es más escasa

Se trata de un orden que contrasta enormemente con el tratamiento que reciben los ancianos en otros medios hostiles. Así por ejemplo, Jack London [1] cuenta cómo, entre los esquimales, cuando un anciano ya no era capaz de seguir el ritmo de marcha del grupo, era abandonado en medio del hielo. Y esto ha ocurrido en distintos pueblos nómadas (indios del norte de América, lapones, esquimales o aborígenes de Australia), en los que la condición física reviste mucha importancia.

En el Sahel el proceso es casi contrario y la explicación parece radicar en la importancia que tiene, para el grupo, la misma vida del anciano, por su capacidad para buscar (y quizá encontrar) agua en épocas de penuria.

NOTAS PERFECTAMENTE PRESCINDIBLES

[1]La ley de la vida” (Jack London). Accesible en  http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/london/la_ley_de_la_vida.htm

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agua y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.