Algunas gotas de agua. (VIII) Las (otras) guerras del agua

Lo de las guerras del agua es ya casi un lugar común. Expresiones tales como que las próximas guerras (entre países) lo serán por el agua o que el agua en este siglo XXI será lo que fue el petróleo el siglo pasado son casi habituales. Pero las guerras del agua incorporan algo incluso más profundo. Lo expresa muy bien V. Shiva [1].

Piyao en Egipto

Aunque la autora se refiere a los “piyaos” de la India, la institución existe en muchos otros territorios, no sólo asiáticos. El de la foto está en Al Bahariya, un oasis en el desierto occidental de Egipto

Se trata de guerras de paradigmas -conflictos entre formas distintas de entender y de sentir el agua- y de guerras convencionales, en las que se lucha con fusiles y proyectiles. Estos choques entre distintas culturas del agua se están dando en todas las sociedades. Recientemente, en un viaje a Jaipur, la capital de Rajasthan, en la India occidental, para asistir a un debate público sobre sequía y hambre, percibí el enfrentamiento de estas dos culturas del agua. En el trayecto entre en desde Delhi a Jaipur, se nos sirvió agua embotellada para beber de la marca de moda, Acuafina, de Pepsi. En las calles de Jaipur, imperaba otra cultura del agua. En el rigor de la sequía, se habían levantado pequeñas chozas con techos de paja denominadas jal mandirs (templos del agua) con vasijas de barro llenas de agua “regalo” de la población para que los sedientos saciaran la sed de forma gratuita. Los jal mandirs forman parte de la antigua tradición de poner piyaos, puestos donde se ofrece agua gratuitamente en los espacios públicos. Se trata de un choque entre dos culturas muy distintas: una cultura que entiende el agua como elemento sagrado cuyo suministro es un deber al mantenimiento de la vida, y otra que considera el agua una mercancía, y su propiedad y comercio un derecho fundamental de las empresas. La cultura de la mercantilización está en guerra con las diversas culturas que quieren compartir, que quieren recibir y dar el agua como don gratuito. La cultura insostenible y no renovable del plástico contaminador está en guerra con las civilizaciones del barro y de los suelos vivos y con las culturas de renovación y rejuvenecimiento. Imaginemos a miles de millones de hindúes abandonando las prácticas de obsequiar agua en los piyaos y saciando su sed a base de botellas de plástico. ¿Cuántas montañas de basura de plástico se generarían? ¿Qué cantidad de agua se contaminaría y perdería a causa de esas montañas de plástico?

NOTAS PERFECTAMENTE PRESCINDIBLES

[1] Vandana Shiva. “Las guerras del agua” (Icaria. 2004). No hay versión libre pero es accesible en bibliotecas públicas, al menos en Madrid. http://www.icariaeditorial.com/libros.php?id=583

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agua y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.