En defensa de la gestión pública del agua doméstica desde los DDHH. Un decálogo

Una veintena de organizaciones sociales (Ongawa entre ellas) impulsan una campaña para exigir la protección eficaz de los derechos al agua y al saneamiento en la Comunidad de Madrid. Entre las medidas propuestas se incluyen un mínimo vital de agua y la prohibición de cortes de suministro a hogares vulnerables.
  1. El acceso al agua potable es un derecho humano recogido en los tratados internacionales de forma explícita desde 2010. Se enmarca entre los llamados derechos económicos, sociales y culturales, conjuntamente con los derechos al trabajo, a la seguridad social, a la educación, a la vida digna, etc.
  2. En ese marco, todos los derechos humanos se sitúan en un plano de igualdad, sin que haya prelación entre ellos.
  3. Como derecho humano que es, todas las personas en conjunto y cada una de ellas en particular tienen el derecho a acceder al agua que les permita llevar una vida digna.
  4. Son los gobernantes (de los gobiernos central, autonómico o local) los que tienen la obligación de velar por su cumplimiento, dedicando a ello tantos recursos como sean necesarios y posibles y atendiendo a las tres vertientes del derecho: derecho a no ser objeto de un corte por imposibilidad de pago, ejecutado por agentes del Estado (libertad frente al Estado) ni por los gestores del suministro (libertad frente a terceros) y derecho a recibir el suministro adecuado (libertad a través del Estado).
  5. Ese derecho se concreta en la disponibilidad de una dotación de agua segura, suficiente para todas las personas, de forma aceptable, accesible físicamente de forma continua y asequible económicamente.
  6. Sin llegar a hacerla imposible, la concesión al sector privado de la gestión de la red abastecimiento (en las áreas en que esta existe) conlleva importantes dificultades para la consecución íntegra del derecho humano al agua, siquiera sea por añadir un eslabón privado (cuya esencia es la obtención de beneficios) en la cadena de la gestión de un servicio que es naturalmente público (se trata de un bien público, cuya gestión se apoya en infraestructuras financiadas públicamente y encomendado legalmente a la administración pública).
  7. Adicionalmente, la concesión (o no reversión de una concesión existente) de la gestión de redes de abastecimiento concretas se enmarca en una tendencia global de negación del sector público en su conjunto, dando una prioridad absoluta al mercado como mecanismo de asignación de recursos, lo que deja desamparados a aquellos que sufren el incumplimiento de los DDHH por carecer de recursos suficientes.
  8. Como consecuencia de las dos consideraciones anteriores, es inevitable alinearse en este tema con aquellas entidades, organismos y personas individuales que se oponen a la concesión a la iniciativa privada de la gestión de la red de abastecimiento, en España y en el mundo.
  9. Sentado lo anterior, la defensa de la gestión pública de las redes de abastecimiento debe supeditarse a que dicha gestión cumpla unos requisitos mínimos de gobernanza: uso sostenible del agua, eficacia técnica y económica, transparencia, rendición pública de cuentas, participación pública real y efectiva, no desvío de los fondos ingresados a fines distintos de la propia gestión de la red…
  10. Del mismo modo, la defensa de la gestión pública de las redes de abastecimiento no puede servir para ocultar o desatender otras cuestiones candentes relativas al derecho humano al agua:
    • Incluso en países como España existen no pocos casos de personas que ven incumplido su derecho al agua, cuya existencia es negada por las estadísticas oficiales.
    • En la situación anterior se encuentran las personas a las que se corta el suministro por impago, causado por la carencia de los recursos económicos necesarios. La financiación que puede ser necesaria para solventar la situación debe provenir del régimen fiscal, no cargándola, vía tarifas, en los restantes usuarios del servicio, lo que iría contra la necesaria progresividad en la financiación de los gastos públicos.
    • También tienen limitado el derecho al agua los residentes, habitualmente con escasos recursos económicos, en asentamientos irregulares próximos, colindantes o englobados en el área cubierta por la red de suministro pero en los que no está desarrollada. También es el gobierno en el que recae la responsabilidad última de resolver el problema, al margen de la forma de gestión.
    • Pensando en nivel mundial, un 30% de la población no tiene acceso hoy a un sistema de abastecimiento gestionado de forma segura. La mayor parte de esta gente vive en zonas rurales de países con escasos recursos económicos y su penuria trasciende el debate entre las formas de gestión, debate que no puede conducir a desviar la atención de este problema, absolutamente sangrante.
Publicado en Agua | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Impuestos para los aeroviajeros?

Imagen tomada de Wikipedia. Probablemente las “emisiones” que se ven son de vapor de agua. Las de gases de efecto invernadero muchas veces no son visibles

La primera vez que monté en un avión fue en 1973. En turista. Viaje de fin de carrera a Nueva York sufragado con rifas, fiestas… y contribuciones de empresas. Volamos con TWA, que nos llenó de baratijas. Aún conservo algunos objetos de escritorio que nos regalaron. Te sentías especial.

He volado una vez en primera. A finales de los 80 y con PAL, vuelta a Madrid desde Bangkok. Viaje de trabajo en el que, tras varias incidencias, la compañía me pasó de turista a primera. Intenté mantenerme despierto para disfrutar del lujo del espacio, de la cama horizontal, del Moet Chandom…

Poco antes de la pandemia, el último vuelo. Regreso con UIA desde Tiflis a Madrid con escala. Atenciones, las mínimas. Para comer, un bocadillo preparado antes de embarcar.

Aunque un caso no hace categoría, creo que los párrafos anteriores describen bien la evolución del transporte aéreo de pasajeros que, en poco tiempo, ha pasado de ser una experiencia que solo se podía permitir una élite privilegiada a un simple medio de transporte que utilizan con naturalidad millones de pasajeros. En 2019 los españoles hicimos más de 13 millones de viajes aéreos al extranjero.

El viaje en avión se ha “socializado”, lo que ha conducido a que su impacto en el medio haya crecido hasta niveles ya insostenibles. La globalización ha hecho aumentar exponencialmente las comunicaciones físicas entre puntos tan alejados que el avión no tiene ningún competidor real.

Seguir leyendo
Publicado en Cambio climático, Sostenibilidad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

De la desigualdad de emisiones. El transporte aéreo

Quizá haya sido Greta Thunberg quien puso de moda la cuestión que hoy traemos al blog cuando, un par de años atrás, hizo pública su renuncia al transporte aéreo como iniciativa personal en la lucha contra el cambio climático. El hecho fue ampliamente difundido y la activista, joven y mujer, fue acusada por muchos de muchas cosas. Lo de “folklórica” debió ser lo más suave.

La cosa no quedó ahí. Un poco más tarde, la Asamblea Climática británica hizo públicas unas recomendaciones para alcanzar la neutralidad climática en 2050 y, entre ellas estaba la de aplicar un impuesto incremental al transporte aéreo. Muchos vieron en esto una manera de lavado verde.

Pero, pese al escepticismo de muchos, la problemática del transporte aéreo de pasajeros en relación con el cambio climático dista mucho de ser anecdótico, tanto por su magnitud absoluta como por la desigualdad que comporta.

Emisiones anuales en distintas zonas geográficas. Fuente: “Global Carbon Atlas

En el gráfico se reflejan las emisiones de CO2 por persona en India, España, Unión Europea y USA. Corresponde a 2018 y refleja bien la desigualdad entre países, que se traduce en la desigual responsabilidad de cada una de las personas de esos países. Un estadounidense emite, como media, más de tres veces lo que emitimos cada español y lo que emitimos nosotros es casi tres veces lo que emite un indio.

Seguir leyendo
Publicado en Cambio climático, Desigualdad | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Si el coronavirus se va, ¿vuelve la contaminación?

¿Dónde está la contaminación que yo la vea?

Supongamos que, efectivamente, existe un producto que, añadido al agua de las piscinas, permite señalar a los que se mean dentro. Cuando alguien lo hace disimuladamente (si es desde el trampolín, se ve, sin más), el agua de su entorno cambia de color y se pone azul.

Pues bien, el anónimo señor que, con su apariencia respetable, aparece en el vídeo (pulsa en la imagen para ver el video en una pestaña nueva), fue a refrescarse a una piscina municipal, con su pandémica limitación de aforo.

Sonreía beatíficamente, con los ojos entrecerrados y guardando su distancia de seguridad cuando, súbitamente, le trajo a la realidad un gran alboroto con gritos mezclados. Entendió algo parecido a “¡se ha meado! ¡el niño se ha meado!”.

Vio cómo, efectivamente, una mancha azul rodeaba a un niño, ya no tan pequeño, que, con cara de sorpresa empezaba a llorar.

Seguir leyendo
Publicado en Salud | Etiquetado , , | Deja un comentario

El “duelo a garrotazos” que pretenden “los de arriba”

“Duelo a garrotazos”. Fotografía que Jean Laurent tomó en la “Finca del Sordo” alrededor de 1870. Fototeca del Patrimonio Histórico

En las últimas semanas está siendo una referencia casi permanente. No ha sido noticia de primera plana pero sí se mantiene como un runrun de fondo.

Era un titular concreto de los muchos que se han repetido por doquier.

En 2019 el Gobierno (PSOE/Unidas Podemos) incrementó el SMI (Salario Mínimo Interprofesional) en un 22,3%, pasándolo de 736 euros brutos mensuales en 14 pagas a 900 euros y fue un rasgarse de vestiduras de los ultraliberales de cualquier pelaje.

Ahora el Banco de España vuelve a ponerlo de actualidad.

Ahora expresa claramente su pensamiento: hay una oposición entre el empleo y un SMI razonable. “Sabed todos; vosotros, desempleados, que si queréis tener alguna posibilidad de ser contratados, debéis luchar contra las subidas del salario mínimo; vosotros, que trabajáis por el salario mínimo, pensad que si vuestro salario sube condenáis a compañeros al paro”.

La patronal no ha tardado en acoger el mensaje y oponerse a la subida de este año 2021: “El presidente de la patronal española CEOE, Antonio Garamendi, ha asegurado que este año «no es el momento» de subir el salario mínimo. «Lo importante ahora es consolidar el empleo»(Ara de 21 de junio de 2021).

Pero uno no lo entiende. El número de parados supera los tres millones y medio y (dicen) la cifra solo puede reducirse si el salario mínimo no sube. “Trabajadores que dependéis del salario mínimo, sabed que su eventual subida redundará en el ascenso del paro involuntario“.

Un “duelo a garrotazos” entre personas que tienen duro eso de llegar a fin de mes. Eso es lo que pretenden.

Porque ese es el sistema. De salarios máximos, de subida de impuestos a los grandes patrimonios y a las rentas muy elevadas o de otras medidas similares no se puede hablar. Si lo dices en voz alta eres un antisistema.

Pero, si el sistema es tan cruel con los más débiles, ¿por qué no nos trasmutamos en antisistemas e intentamos imaginar otro más amable y caminamos hacia él?

Quizá cada uno de nosotros tenga su propia respuesta, pero ¿nos vale?

Publicado en Desigualdad, Sostenibilidad | Etiquetado , , | Deja un comentario

El ingenio aplicado a los chuletones

El presidente de gobierno empezó el baile. Seguro que se sintió muy satisfecho de sí mismo cuando dijo eso de:

“A mí, donde me pongan un chuletón al punto, eso es imbatible”

Podría contestarse con lo que dicen técnicos/as tanto en nutrición como en cambio climático, pero más oportuno parece hacerlo con la adaptación de un viejo chiste:

El padre (para sí pero en voz alta): “Si me tocase la lotería me apañaría un chuletón que nos diese pa todos…”

Los hijos (alborotados): “¡Eso eso pá! ¡Y nos montamos y nos llevas!”

Es tremenda la falta de humanidad ante la oportunidad de lanzar una frase muy ocurrente. Fuera de lugar pero efectiva en la politiquería.

Publicado en Disgresiones personales | Etiquetado , | Deja un comentario

(E)lecciones Perú 2021

Mafalda y su entorno. Siempre

Cuando estas notas son escritas el recuento de votos ya ha finalizado y la proclamación oficial del resultado está pendiente de la resolución de la revisión de las actas impugnadas. Hablamos de las elecciones presidenciales 2021 de la república peruana.

Es una elección a doble vuelta y en la segunda, con el 100% de votos escrutados después de que “los candidatos hayan peleado la presidencia voto a voto“, el reparto es 50,1/49,9, una diferencia de apenas el 0,25%. En valores absolutos y para un total de votos válidos de unos 17 millones, la diferencia sería inferior a los 50.000 votos.

Pero, al margen de quien sea proclamado vencedor (o vencedora), del ajustado resultado electoral podemos extraer una lección importante. Hablamos de la toma de decisiones en democracia.

Las dos candidaturas han planteado unas propuestas muy diferentes, si no opuestas. Un candidato (hombre) se autodefine como marxista-leninista mientras que la otra (mujer) defiende la economía de mercado, el liberalismo económico y el capitalismo.

Seguir leyendo
Publicado en Disgresiones personales, Otros temas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Cosas que dicen los gráficos. La desesperanza

En 2019 la Fundación Bill y Melinda Gates (FB&MG) donaron casi 600 millones de dólares a causas benéficas. Mantenían el primer puesto en el ranking de filántropos y conseguían estar en todos los noticieros.

Ciertamente no es pequeña la fracción de muy ricos que, quizá de forma altruista, dedican parte de sus recursos a mejorar las condiciones de los pobres. ¿Por qué lo hacen?

Obviando posibles ventajas fiscales, quizá solo sea porque la (aparente) preocupación por la pobreza proporciona una agradable sensación de bienestar. Porque la caridad engorda muchos egos y aumenta la reputación ética del donante.

Simultáneamente es curioso que, así como entre los ricos la lucha contra la pobreza está bien vista, no ocurre lo mismo con la lucha contra la desigualdad, la eterna olvidada. Como máximo toleran que se hable de inequidad, que viene a ser algo parecido a la “desigualdad injusta”, presuponiendo que hay una desigualdad justa.

Es ciertamente complicado encontrar textos referidos a la desigualdad con toda su crudeza. Estudiar y exponer la desigualdad puede llevar a poner en duda la legitimidad de la riqueza extrema. A socavar la base misma de esta sociedad que hace muy ricos a los muy ricos.

A contracorriente, esta entrada habla de desigualdad.

Seguir leyendo
Publicado en Desigualdad, Objetivos de Desarrollo Sostenible | Etiquetado , | Comentarios desactivados en Cosas que dicen los gráficos. La desesperanza

¡Terrazas para los que consumen y pagan!

Imagen tomada de “Informacion.es”

Pasa en Madrid pero también en muchas otras ciudades de España. Hablamos de la hostelería y de sus terrazas en tiempos de pandemia.

Visto con una cierta perspectiva, el número de terrazas estaba ya creciendo antes de la pandemia, hasta el punto que se estaba elaborando una ordenanza para regular la cesión de suelo público para una actividad lucrativa, en detrimento de su uso libre por la ciudadanía. En el barrio, por ejemplo, la situación de lo que empezó a llamarse “costa retiro” era de agobio total; la circulación de peatones por la acera era poco menos que imposible y sujeta a la aspiración del humo de los cigarrillos fumados en las terrazas.

Cuando llegó la pandemia, primero fue un cierre total que, poco a poco, fue derivando hacia una cierta apertura, primero y en mayor medida de las terrazas y después del interior de los locales.

Indudablemente, el golpe para la hostelería debió ser fuerte (como para muchas otras actividades, por otra parte) y su protesta llegó hasta las autoridades municipales y autonómicas. En esas circunstancias, muchos establecimientos que carecían de terraza iniciaron trámites para obtener la concesión y otros lo hicieron para extender la su superficie y así compensar las limitaciones de aforo.

La voz de la hostelería fue escuchada y, como consecuencia, se autorizaron las que alguien ha llamado “terrazas covid” con autorización hasta final de este año. Respecto a los requisitos normales, a las terrazas covid se les permite utilizar zonas de aparcamiento, esquinas y zonas terrizas próximas, además de emitir música ambiente.

Seguir leyendo
Publicado en Decrecimiento, Disgresiones personales | Etiquetado , , | 7 comentarios

Economía circular con aroma de café

En una entrada anterior (“El (otro) libro del café“) hablábamos del café y de cómo su consumo tiene graves repercusiones ambientales desde muchos puntos de vista. Repercusiones tan negativas como para pensar en renunciar al placer del café en la sobremesa.

Pero, a la vez, decíamos: “Pero, entonces, ¿de qué vivirían las más de 100 millones de personas que trabajan en las explotaciones cafeteras en los países productores?”.

Un dilema muy habitual entre medio ambiente y medios de vida. Un dilema que, si no se cuestiona la globalidad de nuestro modo de producción y consumo, obliga a buscar una tercera vía que, casi sistemáticamente, acaba siendo la llamada “economía circular”.

Frente al paradigma del consumismo, basado en el “comprar-usar-tirar”, la llamada “economía circular” propone el más razonable de “producir-consumir-gestionar los residuos (como materia prima)”.

Antes de seguir y por aclarar posiciones, bienvenido sea el nuevo paradigma, siempre mejor que el consumista del despilfarro absurdo.

Seguir leyendo
Publicado en Otros temas, Sostenibilidad | Etiquetado , , | Comentarios desactivados en Economía circular con aroma de café